11 de marzo de 2007

y se nos apareció marzo!

Tenía botado un poco este cuento del blog, pero aqui estamos de vuelta...

Al contrario de la mayoría de los ciudadanos de este pais, yo no tuve vacaciones durante este verano, asi que tuve que bancarme todo el calor de estos meses y el chiste de la implementación del Transantiago... sobre esto último debo admitir que al principio no fue tan trágico, ya que soy un usuario habitual del Metro, y cuando comenzó todo este cuento el impacto no fue tan notorio dado que mucha gente en esa fecha estaba de vacaciones y aún no regresaba a la realidad santiaguina, pero al llegar marzo el tema se volvió sencillamente caótico porque el sistema de buses en superficie es tan lento e ineficiente que ahora todo el mundo prefiere utilizar el Metro para llegar a tiempo a sus lugares de trabajo, lo cual ha causado que el servicio esté al borde del colapso. De hecho, es tan notorio el cambio que en estos últimos dias me ha tocado ver peleas y discusiones dentro de los carros, el hacinamiento que provoca compartir el metro cuadrado con otras 5 0 6 personas da pie para que se den situaciones incómodas y nunca antes vistas, tales como pisotones, empujones y manoseos... la gente ya viene tensa desde antes, sobre todo aquellos que tuvieron que levantarse más temprano, caminar no sé cuántas cuadras para tomar una micro para recién transbordar en una estación de metro, y eso hace que reaccionen ante cualquier situación molesta.
La verdad yo no sé a quién se le ocurrió esta cuestión, que en el fondo es una muy buena idea pero que está terriblemente mal implementada. Al menos he visto en otros paises que el sistema de transporte público funciona como reloj, y eso es en gran medida porque existe una buena infraestructura pensada en la demanda real de transporte de pasajeros. Aqui en Chile, para variar, hicieron todo al lote y con cuestiones a medio terminar... mi opinión es que debieron esperar un poco más y hacer las cosas bien, total todos ya estábamos acostumbrados al sistema antiguo.
En fin, habrá que seguir armándose de paciencia no más...

Mientras tanto, sigo esperando que algún dia me den mis anheladas vacaciones, para arrancarme de esta ciudad por un buen rato.

2 comentarios:

gentzane dijo...

opino lo mismo vacaciones para Juan y trabajo para mi ajajajja


saludos aun no me estreso en el metro lo unico que me deprime es no tener una micro directa al 14 :S saludosss

windinga dijo...

transantiagooooooooooooo
lo conoci este fin de semana

nos comio plata de la tarjetaaaaaaaaaa buuuuuuuuuu y mas q andamos justos
marzo mes pobre, mes de planificaciones y deudas...mes de mierda..que weno tener personas lindas al lado pa olvidar marzo