7 de enero de 2008

Cambia, todo cambia...

La tarde del domingo fue la oportunidad de reunirme con mis amigos de la Pastoral. Por asuntos de agenda no habíamos podido juntarnos antes de finalizar el 2007 como de costumbre, así que el momento de los abrazos y los buenos deseos debió posponerse hasta ahora. Pero este año todo sería distinto: ya no estaba con nosotros nuestro amigo Juan Acuña, quien se encuentra actualmente viviendo en Estados Unidos y trabajando con los Hermanos de la Preciosa Sangre, y por otro lado vendría un anuncio que cambiaría algunas cosas... Aaron y Andrea nos anunciaban que en un año más parten a vivir a Canadá, ya que tienen la oportunidad de desarrollarse profesionalmente y con mayores facilidades por el hecho de que Aaron es ciudadano canadiense y toda su familia vive allá. Ellos calculan que estarán de vuelta en unos tres años, y eso es algo que me afecta mucho, ya que han sido un apoyo importante en mi vida, sobre todo en el aspecto espiritual.
De todo corazón espero que les resulten todos sus planes, y por mi parte tendré que conseguirme una visa para poder ir a visitarlos.

2 comentarios:

Lorena Sáez dijo...

Guau, como va cambiando la vida, cada año trae sorpresas nuevas, así como algunos se van de neustras vidas por diferentes motivos van llegando otras personas a ocupar esos espacios, pero como me enseñaron hace tiempo, uno siempre debe agradecer los buenos momentos que compartió con aquellos que no estan cerca ahora y disfrutar con los que si estan.

:D

Anónimo dijo...

Impresionante lo cambiados que están todos Aarón con esa barba casi de ermitaño... Darío me costó reconocerlo... Ursula sigue igual como la recordaba igual que Andrea y Pamela... las niñas me imagino que son de Pamela y Darío... que rico haberlos visto al menos por fotos... besos y saludos a todos

Paula Fariña

PD: Juanito tu tampoco has cambiado mucho....